CONVIVENCIAS CRISTIANAS DE ESO Y BACH

publicado a la‎(s)‎ 14 nov. 2016 13:19 por NickFuria   [ actualizado el 15 nov. 2016 10:59 ]
En nuestro colegio el espíritu salesiano se nota en cada cosa que hacemos, pero hay días en los que se nota aún más. El pasado jueves, 10 de Noviembre, los alumnos de Secundaria y Bachiller celebraron sus Convivencias Cristianas.

Cada curso siguió una dinámica diferente. 1º y 2º ESO centraron su atención en el problema del acoso escolar. A lo largo de la mañana realizaron cuatro talleres: uno de murales y eslógans contra el acoso, otro de rap con el mismo tema, respondieron a un cuestionario sobre estas actitudes y luego una dinámica sobre el bullying en el Evangelio. También asistieron junto con otros colegios a una obra de teatro que abordaba esta cuestión tan, por desgracia, de actualidad.















3º también siguió con la temática del acoso escolar y con talleres para mejorar la convivencia y el ambiente en clase, y en 4º siguieron unas dinámicas más destinadas al autoconocimiento y a la orientación personal. Fueron dinámicas de reflexión, de ofrecer ideas, de compartir inquietudes, y de plantear la vida y el futuro de cada uno. Alternativas hay, pero, ¿cómo elegir? En los talleres de autorretrato, los artistas, celosos, se negaron a mostrarnos sus obras. Hubo también campeones del ENCUÉNTRA-TE en el Campus...






Finalmente, los bachilleratos se lanzaron a la aventura. Primero, compartieron el desayuno y luego vino un rato de dinámicas y conversación nada más y nada menos que con las Hijas de María Auxiliadora en el comedor de la Comunidad. Todo un puntazo, sentir esta cercanía de estas personas tan importantes en sus vidas.


Pasaron después a recibir una charla sobre la ONG Acomar, que se dedica a acoger a la gente en pobreza extrema y marginación. Fue dada por los propios voluntarios de acomar, y algunos de los acogidos, que compartieron sus experiencias para sensibilizarles con el terrible problema de los sin techo. Luego, salieron por grupos del colegio para ir visitando distintos centros donde se realizan tareas solidarias y de voluntariado: el asilo, Cáritas, Cruz Roja, el albergue de transeúntes... Resultaba sorprendente poder observar la vida de una persona transportada en una sola maleta. Una imagen nostálgica y evocadora. Los largos e impersonales pasillos cargaban el ambiente con una visión agridulce y aséptica de la vida.



































Así, esta jornada sirvió para ir sembrando dentro de cada cual algunas semillas. La vida crecerá, como siempre hace, si sabemos cuidar esas semillas.








Comments